Callos a la "Catalana"

 
Los callos son uno de los platos más populares de la gastronomía española; se preparan en muchas zonas del país, cada una con su toque particular.
 
 
Ingredientes 
(4 personas)
- 500 gramos de callos 
- 250 gramos de pata
- 1 cebolla
- 4 dientes de ajo
- 1 tomate maduro
- 1/2 pimiento verde
- 1/4 pimiento rojo
- 1/2 berenjena
- aceite de oliva virgen extra
- 1 pizca de tomillo y romero
- sal y pimienta
- 2 hojas de laurel

Caldo 
 - 1 rama de apio
- 1 puerro 
- 2 zanahorias
- 1 cebolla
- 2 clavos 
- 250 mililitros de vino blanco
- sal 
- 1 litro de agua


Preparación

Empezamos preparando el caldo; ponemos a hervir durante una hora el agua con todos los ingredientes de la lista, (los clavos van clavados en la cebolla).

Pasado este tiempo, dejamos templar, separamos el caldo del resto de ingredientes y lo reservamos.

Aunque actualmente los callos que compramos vienen muy limpios, siempre me gusta ponerlos en la olla con agua, darles un primer hervor y luego tirar ese agua.
   
Hecho esto, añadimos a los callos el caldo que tenemos reservado hasta cubrir (si fuese necesario podemos añadir un poco de agua) añadimos  el laurel y ponemos a hervir a fuego medio durante una hora si lo hacemos en olla exprés.  En olla tradicional necesitaremos mínimo un par de horas.

Pasada este tiempo, dejamos enfriar la olla, la abrimos y reservamos.

Preparamos ahora el sofrito; limpiamos y troceamos todas las verduras en trozos pequeños (cebolla, dientes de ajo, tomate, pimiento verde y rojo y berenjena).

En una sartén ponemos un chorreón de aceite de oliva virgen extra y ponemos a pochar las verduras junto a una pizca de sal.

Cuando estén pochadas las añadimos a la olla de los callos, junto al tomillo, el romero y la pimienta al gusto; rectificamos punto de sal si fuese necesario.

Dejamos hervir sin cerrar la olla hasta que los callos estén en su punto de cocción.

 


Sugerencias

Este plato  es de los que ganan si se dejan reposar, por lo que os recomiendo que lo comáis de un día para otro; además duran perfectamente en el frigorífico y también se pueden congelar, por lo que podemos preparar una gran olla y tenemos callos para varias ocasiones. 



Publicar un comentario

2 Comentarios