Callos: receta de mi madre


 

Ingredientes

- 1 kilo de callos troceados
- 1 chorizo
- 1 morcilla
- 2 hojas de laurel 
- 4 dientes de ajos
- 1 cebolla pequeña
- pimentón dulce y picante
- aceite de oliva virgen extra
- agua y sal

 



Preparación

Lo primero que vamos a hacer es desgrasar la morcilla y el chorizo; los pinchamos  con un tenedor y los ponemos a hervir en  un cazo durante unos diez minutos.
 
Aunque actualmente los callos que compramos vienen muy limpios, me gusta ponerlos en la olla con agua y darles un primer hervor y luego tirar ese agua.
   
Hecho esto, los cubrimos de agua, añadimos  el laurel, una pizca de sal y el chorizo y la morcilla que hemos desgrasado y los ponemos a hervir a fuego medio

Mientras vamos preparando el sofrito; en una sartén con un poquito de aceite de oliva virgen extra bien caliente ponemos a pochar la cebolla y los ajos troceados con una pizca de sal. Cuando esté, añadimos el pimentón (dulce y picante al gusto), removemos y añadimos un poco de caldo de los callos que tenemos hirviendo. 
Dejamos hervir cinco minutos; lo pasamos al vaso de la batidora, trituramos y lo añadimos a la olla delos callos.

Cuando los callos están en su punto de ternura, troceamos la morcilla y el chorizo y dejamos reposar.

Ya tenemos nuestros callos listos para comer, aunque están aún mejor si se dejan de un día para otro.
  


 
Sugerencias
 
A nosotros nos gusta que los callos lleven también morro y manita, por lo que le pedimos a nuestro tendero que nos lo ponga.
 
A la hora de poner el pimentón, podemos poner el que nos guste, enfunción de que nos guste picante o no; incluso si nos gusta más picante podemos añadir una pequeña guindilla.
 
El tiempo de cocción es de aproximadamente  4 horas en olla tradicional o unos 45 minutos si utilizamos la olla rápida.

Este plato es de los que ganan si se dejan reposar, por lo que es ideal prepararlo y comerlo  al día siguiente e incluso más, pues se mantiene perfectamente en el frigorífico.
 
 

 
¡Un clásico de toma pan y moja¡ 
 
 

 

Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Estoy babeando sólo con ver el resultado. Qué hambre!

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los callos, estoy deseando irme de tabernas a comerlos, con tu receta a lo mejor me animo a cocinarlos.

    ResponderEliminar