Solomillo de cerdo al horno con patatas y tomates gratinados


El solomillo de cerdo al horno es una de las recetas de platos con carne más populares de España. Se trata de un plato sano, bajo en grasas y que suele gustar prácticamente a cualquier comensal.

En este plato, gran parte del éxito reside en la selección de los ingredientes. Contar con productos frescos, principalmente el propio solomillo y las verduras, puede marcar la diferencia entre la elaboración de un buen plato o un manjar suculento.

La pieza de solomillo más adecuada para un asado al horno es la de la parte de arriba. Recomendamos servir esta delicia con alguna salsa de elaboración propia (al gusto) presentada en una salsera aparte.


Ingredientes

·    250 gramos de solomillo de cerdo (preferible si puede ser de raza ibérica)

·    4 patatas medianas de tamaño similar

·    6 tomates pequeños de los llamados canarios

·    4 cucharadas de aceite

·    1 cucharada de perejil picado

·    El centro de una barra de pan grande

·    2 cucharadas de pan rallado

·    1 sobre de queso rallado

·    70 gramos de mantequilla

·    250 mililitros de leche

·    Unas rodajas de cebolla

·    Una pizca de pimienta negra

·    Sal

 

Preparación

Empezamos la preparación poniendo a cocer las patatas con su piel. Mientras quedan a punto, cortamos la parte superior de los tomates y quitamos la corteza al pan, dejándolo de forma rectangular y con el tamaño aproximado del solomillo. Esta pieza rectangular de pan se unta de mantequilla generosamente y se introduce en el horno a temperatura alta hasta que se dore.

Ponemos el solomillo de cerdo en una fuente de barro sobre las rodajas de cebolla. La untamos con aceite y metemos a hornear una vez hayamos sacado el pan. Dejaremos el solomillo en el horno el tiempo suficiente para que se dore bien, dándole la vuelta con unas pinzas cada 8 minutos. La duración aproximada para que quede en su punto es de 45 minutos (250 gramos), pero esto dependerá del tamaño de la pieza de carne que estemos cocinando. A mayor tamaño, mas tiempo de horneado será necesario. Cuando el solomillo ya esté dorado, lo extraemos del horno y lo sazonamos con sal y pimienta negra. Hemos de preocuparnos de mantenerlo caliente.

Las patatas que tenemos ya cocidas se cortan por la mitad. Las vaciamos cuidando de no romper la piel. La pulpa se mezcla con 40 gramos de mantequilla y un poco de leche formando una pasta densa. Con esta mezcla rellenamos las cáscaras de las patatas y ponemos todo en una placa de horno. Las rociamos con un poco de queso y algo de perejil picado para darle mayor sabor.  Una vez hecho esto, cogemos los tomates a los que les habíamos quitado la parte superior y los rociamos con pan rallado, perejil y les ponemos una bola de mantequilla a cada uno.  Los situamos en la placa de horno junto a las patatas rellenas y se pasan a gratinar hasta que queden bien dorados.

Para finalizar, colocamos el rectángulo de pan horneado y el jugo de la carne en una fuente larga. Encima de ello ponemos el solomillo y a ambos lados las patatas y tomates gratinados. De esta forma el asado queda presentado y listo para servir, pudiendo hacerse sólo o junto con una salsa a nuestro gusto.

Este solomillo de cerdo al horno es recomendado como segundo plato y forma un menú perfecto si lo precedemos de una ensalada o gazpacho y completamos el menú con una deliciosa tarta fría a modo de postre. 

Un plato digno de un buen anfitrión para sorprender a todas tus visitas.

 

Publicar un comentario

0 Comentarios